Saltar menú navegación
Está en :

Publicaciones

INFORMES SECTORIALES DE LA CAPV

Servicios Audiovisuales
Número: 59

Título: Servicios Audiovisuales
Download informe completo:Descarga en formato PDF

RESUMEN EJECUTIVO


1. PRESENTACIÓN

El principal objetivo del presente informe sectorial es ofrecer una panorámica general de la actividad audiovisual, si bien el análisis se centra en los llamados servicios audiovisuales que, de acuerdo con la Clasificación Nacional de Actividades Económicas de 1993, aglutinan los códigos de actividad 92.1 (actividades cinematográficas y de vídeo) y 92.2 (actividades de radio y televisión).

Concretamente, las actividades incluidas en el subsector de cine y vídeo comprenden:

  • la producción cinematográfica y de vídeo (92.11)
  • la distribución de películas (92.12) y
  • la exhibición de películas (92.13).

Por su parte, el subsector de radio y televisión comprende:

  • las actividades de radio (92.201),
  • la producción y distribución de televisión (92.202) y
  • la emisión de programas de televisión (92.203).

El informe se estructura en cinco capítulos. En el primero de ellos, además de resaltar los principales condicionantes que determinan la realidad del sector en el País Vasco, se procede a delimitar en detalle las actividades objeto de estudio. El segundo capítulo aborda la actividad del sector en la Unión Europea, mientras el capítulo tercero se centra en la situación del sector en el ámbito estatal. El capítulo cuarto aborda la evolución reciente y situación actual de los servicios audiovisuales en la Comunidad Autónoma Vasca, descripción ésta que se complementa en el capítulo quinto con una visión sectorial más cualitativa, mediante una descripción de las claves estratégicas, de la posición competitiva y de las perspectivas que se ciernen sobre el sector audiovisual vasco.

Como viene siendo habitual en esta serie de informes publicados por la Federación de Cajas de Ahorros Vasco-Navarras, la metodología seguida ha consistido en la recopilación y análisis de la información estadística disponible, que se ha completado y contrastado con diversa documentación sobre el sector audiovisual (libros, informes, revistas especializadas, artículos,..), así como con información tanto cualitativa como cuantitativa facilitada por agentes del sector.


2. EL SECTOR EN LA UNIÓN EUROPEA


El sector audiovisual constituye una de las áreas con mayor ritmo de expansión en la economía europea y uno de los principales mercados de ámbito global. Atendiendo a datos de Eurostat, se estima que en 1999 la producción del sector audiovisual en la UE rondó los 59,6 miles de millones de euros, volumen de producción que le situaría como el segundo productor en el mercado audiovisual de la Tríada (EE.UU., UE y Japón) con una cuota del 35%, por detrás de Estados Unidos que concentraría la mitad de dicho mercado.

Un análisis más detallado del volumen de producción del mercado audiovisual europeo distinguiendo por subsectores de actividad, pone de relieve el predominio del subsector de televisión (81% del valor de la producción del sector), frente al subsector de cine y vídeo (19%). En España, el subsector de radio y televisión representa el 64% frente a un 36% el de cine y vídeo.

Aunque los servicios audiovisuales han experimentado un notable auge en los últimos años, la diversidad cultural de Europa constituye en ocasiones un gran inconveniente para su desarrollo, ya que conlleva una fragmentación de mercados que dificulta la creación de un gran mercado receptor europeo de los productos audiovisuales. Ello supone una desventaja frente al mercado estadounidense, caracterizado por su tamaño, la homogeneidad lingüística y su receptividad hacia los productos comerciales.

En términos generales, el comercio audiovisual en el interior de la UE continúa siendo relativamente limitado. No cabe duda que las empresas audiovisuales europeas apenas pueden rivalizar con las grandes empresas estadounidenses y esta situación de desventaja se traduce en un déficit comercial del sector audiovisual europeo con los Estados Unidos. De hecho, el Observatorio Europeo del Audiovisual estima que en el año 2000 Europa presenta un saldo comercial deficitario de aproximadamente 8.000 millones de euros con relación al comercio audiovisual con Norteamérica.

Otro aspecto que incide negativamente en la competitividad de las empresas audiovisuales europeas es su dimensión, siendo en su gran mayoría pequeñas y medianas empresas. Este factor, añadido a la intermitencia o altibajos en la actividad conlleva muchas dificultades para poder financiar su actividad.

Ante la necesidad de implementar medidas de apoyo al sector audiovisual europeo, desde la década de los ochenta la Unión Europea ha promovido diversas iniciativas que, a la larga, han configurado las líneas maestras de la política audiovisual europea. Por su relevancia e impacto, cabe destacar la Directiva sobre Televisión sin Fronteras en el ámbito normativo y el Programa MEDIA en el ámbito de las ayudas económicas.

Por lo que se refiere a las perspectivas de futuro y a pesar de que la situación actual no es del todo satisfactoria, los agentes del sector se muestran optimistas dado el gran potencial que presenta el sector audiovisual europeo, derivado fundamentalmente del creciente impacto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la actividad.


3. EL SECTOR EN ESPAÑA


Atendiendo a la Encuesta Estructural de Servicios del año 2000, elaborada por el INE y publicada en el año 2002, el volumen de negocio generado por el sector español de servicios audiovisuales asciende a 8.394 millones de euros, cifra que representa un incremento del 183% con relación a 1992, año en que el INE realizó por primera vez una encuesta sobre la actividad audiovisual en España. Por lo que respecta a la estructura empresarial, el sector aglutina en la actualidad un total de 6.226 establecimientos, de los que 4.827 (78%) desarrollan su actividad en el ámbito de las actividades cinematográficas y de vídeo y 1.399 (22%) lo hacen en el campo de la radio y televisión.

La concentración geográfica y la atomización empresarial son algunos de los factores más característicos de la estructura empresarial del sector. Con respecto a la concentración, los datos del Directorio Central de Empresas -que elabora también el INE- reflejan que Madrid y Cataluña concentran el 53% del total de establecimientos del sector. Este grado de concentración aumenta hasta el 71% considerando, además de estas dos comunidades, Andalucía y la Comunidad Valenciana. Por lo que respecta a la atomización empresarial, y atendiendo igualmente a la información del DIRAE, se observa un claro predominio de las micro-empresas o empresas de menos de 10 empleados. De hecho, del total de establecimientos que operan en el campo de los servicios audiovisuales en España y que cuentan con empleo asalariado, el 75% emplea menos de 10 trabajadores.

A grandes rasgos se observa una evolución favorable en los últimos años de las actividades que configuran el sector de servicios audiovisuales, que como se recordará está compuesto por dos subsectores que agrupa cada uno dos ramas de actividad: el subsector de cine y vídeo y el subsector de radio y televisión.

Comenzando por las actividades cinematográficas , en el ámbito de la producción de películas, por ejemplo, entre 1991 y 2001 el número de largometrajes producidos ha pasado de 64 a 106 (66% de incremento) y el de cortometrajes, de 83 a 169 (104%). A pesar de la bonanza de estos datos, se sigue considerando que la industria cinematográfica española adolece todavía de una estructura de producción insuficientemente consolidada, con una elevada atomización empresarial y una escasa continuidad en la actividad. En los campos de distribución y exhibición, la actividad se encuentra enormemente influenciada por la producción audiovisual estadounidense. En este sentido, el 28% de los largometrajes exhibidos en las 3.770 pantallas existentes en 2001, eran de esta nacionalidad pero en términos de espectadores suponen el 64%.

El mercado videográfico español también vive actualmente un momento muy favorable, sobre todo a raíz de la irrupción del DVD en 1998. De hecho, en los últimos años el mercado del formato digital está aumentando de forma continuada en detrimento del vídeo analógico tradicional. Desde la óptica económica, se estima que en el año 2001 el gasto de los consumidores españoles en vídeo y DVD ronda los 443,5 millones de euros, cantidad un 84% superior a la obtenida en 1991. El VHS concentra el 69% del gasto, en tanto que el DVD concentra el 31% restante. Otro dato que confirma el dinamismo del mercado videográfico es el aumento del número de títulos nuevos en explotación videográfica, aumentando un 74% en los últimos ocho años.

Por lo que respecta al panorama radiofónico actual, en el año 2001 el Censo de Emisoras y Cadenas de Radio elaborado por la SGAE ha registrado un total de 1.964 emisoras con actividad (un 40% más que en 1996). De este total de emisoras, cuyo volumen de ingresos se estima en casi 451 millones de euros anuales, el 58% son de titularidad privada y el 42% restante son emisoras públicas (42%). En términos de audiencia, cuatro cadenas concentran el 81% del mercado de radio convencional o generalista: la Cadena SER, Onda Cero, RNE R1 y la Cadena COPE. En el ámbito de la radio temática la audiencia está más repartida.

De cara a futuro, la definitiva transición a la tecnología digital -una verdadera revolución que romperá el concepto tradicional del medio radiofónico-, transformará radicalmente el mapa de la radio en España y supondrá la entrada de nuevos agentes (algunos sin experiencia previa en este medio) en el negocio. Si hasta la irrupción de la radio digital podía hablarse de un único agente en el mercado que aglutinaba la titularidad de la concesión del servicio de radiodifusión, la elaboración de los contenidos y la gestión de los centros emisores, dicha irrupción ha supuesto la aparición de nuevos agentes, que previsiblemente no concentrarán por sí mismos todas las fases de la cadena de negocio.

El mercado televisivo , por su parte, constituye la actividad de servicios audiovisuales que ha experimentado las mayores transformaciones en los últimos años. Estas transformaciones se han dado como consecuencia de las modificaciones legales y los avances tecnológicos que se han sucedido a lo largo de la década de los noventa. En la actualidad, en el panorama televisivo compiten televisiones de cobertura nacional que emiten en abierto (públicas y privadas), las televisiones autonómicas, las televisiones locales, las televisiones de pago, los operadores de cable y, en los últimos tiempos, los operadores de televisión digital terrestre.

En conjunto, se estima que los ingresos por operaciones en el mercado de la televisión rondan en la actualidad los 4.623 millones de euros, de los que el 44% provienen de la emisión de publicidad (cuota que asciende hasta el 90% entre las televisiones privadas), el 26% de cuotas de televisión de pago, el 24% de subvenciones y tan solo un 6% de otras fuentes.

En términos de audiencia, las televisiones de cobertura nacional (TVE, Telecinco, Antena 3 Televisión y Canal Plus) concentran en el año 2001 el 79% del mercado. La cuota de las televisiones autonómicas alcanza el 17%, en tanto que la correspondiente al resto de operadores (televisiones locales, plataformas digitales por satélite, televisiones por cable, etc.) asciende al 4%.


4. EL SECTOR EN LA CAPV


A pesar de que el análisis de la magnitud económica del sector de servicios audiovisuales se encuentra limitado por la falta de datos estadísticos actualizados -el déficit de información estadística específica constituye una carencia a superar- la Estadística de la Cultura, la Comunicación y el Deporte del Eustat pone de relieve que en 1998, el sector vasco de servicios audiovisuales genera unos ingresos de 193,4 millones de euros. Más de la mitad de este importe procede de las ventas del sector en sus distintos conceptos (venta de entradas con un 14%, publicidad con un 19% y otras ventas con un 22%), aunque quizás lo más reseñable es el papel que desempeñan las subvenciones, con una participación del 37% en la cifra de ingresos. La cifra de gastos del sector asciende a 188,8 millones de euros.

Por su parte, el Directorio de Actividades Económicas (DIRAE) elaborado por Eustat cifra en el año 2001 un total de 358 establecimientos de servicios audiovisuales (6% del total estatal), los cuales generan en el conjunto de la CAPV en torno a los 3.310 empleos (5% estatal). La comparación con las cifras correspondientes a 1994* ponen de relieve que el sector ha experimentado un significativo desarrollo, con incrementos del 15% en términos de establecimientos y del 33% en términos de empleo directo generado.

La distribución de la estructura empresarial en función del tamaño de los establecimientos refleja el elevado grado de atomización del sector, una característica común del sector observada en otros ámbitos geográficos de mayor envergadura (España, UE,..). En la CAPV, concretamente, el 79% de los establecimientos del sector emplea menos de 10 trabajadores y, entre éstos, se observa un claro predominio de los establecimientos que emplean 2 o menos personas. Otro dato a reseñar es que tres de cada cuatro establecimientos operan en el campo de las actividades cinematográficas y de vídeo, mientras que el 26% restante lo hace en el campo de la radio y televisión. En términos de empleo, la distribución está mucho más equilibrada, con porcentajes del 43% y 57%, respectivamente.

En el ámbito cinematográfico y comenzando por la actividad de producción, cabe señalar que entre 1997 y 2001 las productoras cinematográficas con sede social y domicilio fiscal en el País Vasco (13 en total) han realizado 21 largometrajes (5% de la producción del Estado en el mismo período), lo que supone una media 4 producciones al año. De este total, 5 largometrajes (24%) se ha realizado en régimen de coproducción con otros países y 14 (66%) han recibido algún tipo de apoyo por parte del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco, la Sociedad Pública Euskal Media o bien por parte de Euskal Irrati Telebista. Por su parte, la evolución de la actividad de exhibición de cine en los últimos años ha sido mucho más positiva: el volumen de recaudación en taquilla, por ejemplo, se ha incrementado un 85% entre 1994 y 2000 (105% en el Estado), lo que supone unos ingresos superiores a los 33 millones de euros en las casi 200 salas que existen actualmente en la Comunidad Autónoma Vasca.

Antes de pasar a analizar por separado la realidad del subsector de radio y televisión en la Comunidad Autónoma, resulta necesario hacer una referencia al Ente Público Euskal Irrati Telebista (EITB), como principal agente del sector audiovisual vasco en general y del subsector de radio y televisión en particular. En la actualidad, EITB genera casi una cuarta parte del volumen de empleo del sector vasco de servicios audiovisuales, debiendo destacar además de su participación directa en el sector, su papel como principal -y a veces único- cliente de la gran mayoría de las empresas audiovisuales vascas. Relacionado con este aspecto cabe reseñar el convenio suscrito en el año 2000 entre EITB e IBAIA (Asociación de Productores Independientes del País Vasco) por el que se acuerda la adquisición por parte del primero de producciones audiovisuales vascas, destinando a tal efecto una partida de 27,1 millones de euros (a distribuir en tres ejercicios).

Las actividades asociadas a la producción y emisión de programas de televisión ha conocido en el periodo 1994-2001 una notable expansión en la CAPV. En dicho periodo la estructura empresarial se ha doblado (pasando de 21 a 43 empresas) y el empleo se ha incrementado un 38% hasta generar en la actualidad más de 1.000 puestos de trabajo. Otros de los factores a destacar de la evolución de esta actividad en los últimos años es el paulatino incremento de las horas de emisión y de la audiencia de los canales de ETB y el auge de las televisiones locales.

El análisis de la evolución de la estructura empresarial y del empleo asociado a las actividades de radio en la CAPV muestra asimismo un desarrollo considerable en el periodo de referencia. Concretamente, entre 1994 y 2001 ambos indicadores han registrado incrementos en torno al 22%, sumando en la actualidad 50 establecimientos y unos 850 puestos de trabajo (de los que las radios públicas aglutinarían el 18% y el 50%, respectivamente).

Finalmente y respecto a las ayudas orientadas al sector audiovisual, los esfuerzos del Gobierno Vasco se orientan a apoyar las plataformas de producción y de difusión de las obras audiovisuales a través de la concesión de ayudas a la producción de largometrajes y de cortometrajes, a la elaboración de guiones, a la preproducción, a la asistencia y organización de festivales y otros eventos, a la distribución y exhibición de obras audiovisuales dobladas o producidas en euskera. Entre los programas de difusión de las producciones audiovisuales vascas destacan dos iniciativas: el programa Kimuak (cortos) y el Programa Niniak (audiovisual en general).


5. CLAVES ESTRATÉGICAS Y POSICIÓN COMPETITIVA


Claves estratégicas

La competitividad del sector audiovisual viene condicionada por una serie de factores y características que siendo ya claves actualmente, van a aumentar su posición estratégica en el futuro inmediato. Este último viene marcado de manera destacada por las nuevas posibilidades técnicas derivadas de la digitalización cuyo proceso de obligado cumplimiento debe finalizar para el año 2012. Uno de los cambios más destacados de este proceso de digitalización es la multiplicación de la oferta de canales de emisión (programas) y, por consiguiente, del número de horas de emisión, al que hay que sumar la proliferación y expansión de los nuevos soportes.

Para afrontar estos cambios, el sector audiovisual vasco debe superar algunas de las inercias que han marcado su situación reciente porque, de perpetuarse en ellas, le mantendrían en una situación débil y claramente deficitaria a la hora de abordar la demanda creciente de contenidos audiovisuales.

En este contexto, se considera que son seis las claves estratégicas del sector vasco de servicios audiovisuales:

  • Estructuras de producción sólidas capaces de constituir alianzas
  • Desarrollo de producción independiente de contenidos Ø Multidifusión de los contenidos
  • Comercialización internacional Ø Fidelización de los clientes
  • Cualificación y cultura empresarial

Diagnóstico de la posición competitiva del sector (análisis DAFO)

En la actualidad, y teniendo en cuenta las claves estratégicas del sector analizadas con anterioridad, la actual posición competitiva del mismo está relacionada con las fortalezas y debilidades (condicionantes internos) que lo caracterizan.

Por lo que hace referencia a las fortalezas que marcan en la actualidad la posición competitiva del sector se podrían destacar las siguientes:

  • Permanencia de una estructura empresarial con know-how y experiencia
  • Asociacionismo empresarial Ø Equipos reconocidos en cuanto cualificación técnica y creativa
  • Televisión autonómica pública con emisión regular de productos televisivos
  • Buen nivel de aceptación de las producciones propias
Con relación a las principales debilidades del sector se pueden destacar las siguientes:
  • Sector atomizado con empresas de reducida dimensión
  • Productos excesivamente orientados a un mercado interior pequeño
  • Descenso de la producción cinematográfica
  • Débil promoción y comercialización exterior de la producción

El desarrollo futuro del sector audiovisual vasco vendrá marcado también por la capacidad de iniciativa de las empresas que operan en el mismo y por la adaptación de las mismas a las amenazas y oportunidades (condicionantes externos) que se ciernen sobre las actividades audiovisuales en los próximos años.

En este sentido, las principales oportunidades que en el futuro se vislumbran sobre las actividades del sector son las siguientes:

  • Aumento de la demanda de productos audiovisuales como consecuencia de la digitalización (proliferación de canales televisivos y vías de distribución)
  • Especialización productiva
  • Ampliación de las vías de distribución y acceso a nuevos mercados Ø Outsourcing Ø Adaptación tecnológica y formativa
  • Incentivar la inversión privada
  • Creación de grupos multimedia
  • Lograr una implicación de la Administración Pública

Por lo que respecta a las principales amenazas que pueden modificar el futuro del sector destacan las siguientes:

  • Incremento de la competencia del sector
  • Mayor dependencia de la producción audiovisual exterior
  • Excesiva limitación de los productos televisivos locales a las necesidades del territorio
  • Riesgo de ralentización de la actividad cinematográfica

*Primer año que el DIRAE incorpora la CNAE de 1993, actualmente vigente, y se puede, por tanto, establecer la evolución en términos comparativos.

XHTML 1.0 Transitional Válido

¡CSS Válido!

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0

Logotipo Tawdis