Saltar menú navegación
Está en :

Publicaciones

EKONOMI GERIZAN

Hacia un Desarrollo Económico y Medioambiental Sostenible
Número: 7

Título: Hacia un Desarrollo Económico y Medioambiental Sostenible

Ver índice

RESUMEN


La agudización internacional de los problemas medioambientales deja entrever la necesidad de optar por un modelo de desarrollo económico que sea sostenible en el tiempo. El consumo de los bienes naturales y de las materias primas se ha hecho como si el único coste asociado fuera el de su extracción y su utilización, como si se tratara de bienes públicos e inagotables. La realidad muestra sin embargo la falsedad de tal premisa, en el sentido de que se está produciendo una grave alteración de los equilibrios medioambientales, cuyas repercusiones se extienden a todo el globo y presentan claras connotaciones económicas.

Los aspectos ecológicos y ambientales son objeto de preocupación cada vez más extendida, observándose un desplazamiento de su centro de gravedad desde un conservacionismo, originariamente apoyado en consideraciones éticas y estéticas, hacia posiciones más pragmáticas y vinculadas con la gestión económica.

En el ámbito científico, los aspectos relacionados con la degradación medioambiental se han convertido en el centro de ocupación de químicos, biólogos e ingenieros. Los economistas no han sido ajenos a este fenómeno y dentro de las disciplinas económicas se han ido desarrollando varias propuestas tendentes a la búsqueda de algunas soluciones a estos problemas, si bien aún de manera incipiente, ya que el estudio científico de la economía ambiental se halla aún en fase embrionaria. En esta línea de argumentación y dentro de la Ciencia Económica, disciplinas como la Economía Ambiental y la Economía Ecológica , van adquiriendo carta de naturaleza propia.

El rasgo común que caracteriza a la situación en nuestros días es la interdependencia general entre los problemas que afectan a la biosfera. Ello exige la necesidad de incorporar un enfoque global para el análisis de la situación por un lado, junto a la consagración del concepto de sostenibilidad o sustentabilidad por otro, respetando principios tales como la necesidad de compatibilizar la protección medioambiental con el crecimiento económico . La reconversión de la economía en los países industrializados junto con la incorporación de los países en vía de desarrollo a la mejora de su bienestar, compaginándola con el respeto al medio ambiente, se erige como uno de los principales retos modernos de la economía mundial.

Desde finales de los años sesenta se han multiplicado los foros internacionales, habiendo aumentado de forma paralela la sensibilidad de la opinión pública hacia este tipo de cuestiones. Los hitos más recientes en este sentido vienen marcados por la aparición del "Informe a los límites de Crecimiento" del Club de Roma en 1972, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente de Estocolmo; la publicación en 1987 del un Informe de la Comisión Mundial del Medio Ambiente titulado " Nuestro Futuro Común ", en el que se basó la Cumbre de la Tierra que tuvo lugar en 1992 en Río de Janeiro. Además del informe de " Los Límites a la Competitividad " del Grupo de Lisboa 1993 o el informe anual que elabora Worldwatch Institute bajo el título "State of the World" . Asimismo en relación al cambio climático, merece especial mención la Cumbre de Cambio climático (Kioto, Buenos Aires, Berlin?) entre cuyas contribuciones se halla la cuantificación de los efectos económicos asociados a un desarrollo no armonioso.

A punto de finalizar el milenio, nos hallamos por tanto ante un nuevo escenario que nos conduce a la necesidad de implantar nuevos modelos de organización, producción y consumo, es decir unos estilos de vida respetuosos con el medio ambiente, que permitan compatibilizar el crecimiento económico con el respeto al medio ambiente de forma sostenible.

En vista de los antecedentes expuestos, queda justificado el hecho de que desde el ámbito de la Federación de Cajas de Ahorros Vasco-Navarras hayamos dedicado el séptimo número de nuestra serie editorial Ekonomi Gerizan , a compartir nuestras reflexiones en torno al desarrollo sostenible, de ahí que el encabezado genérico escogido en esta ocasión sea "Hacia un Desarrollo Económico y Medioambiental Sostenible". Básicamente la obra se nutre de las colaboraciones y ponencias presentadas previamente en un Seminario de Verano que tuvo lugar bajo el mismo título dentro de los Cursos de Verano de 1999. Allí concurrieron numerosos profesores, expertos en temas económicos y medioambientales, que juntamente con ellos el más del centenar de alumnos inscritos articularon cuatro apretadas jornadas de trabajo en torno al tema central que nos ocupa.

Es este sentido cabe señalar que este libro, siendo una extensión de lo allí tratado juega al propio tiempo un papel de complemento de las sesiones académicas, aportando una visión de conjunto más completa, a raíz de las ponencias complementarias que han sido incorporadas con posterioridad.

La organización de los diversos capítulos que conforman esta edición obedece a una lógica que trata de avanzar de lo general a lo particular, de un enfoque de globalidad, en el que a través de una visión panorámica se identifican algunos de los desequilibrios actuales más conspicuos , pasando por el repaso a los diversos intentos de solución habidos valiéndose para ello de la gama de instrumentos disponibles, hasta llegar a focalizar la atención en los agentes productivos y del ámbito empresarial, y finalmente incardinar el estado de la cuestión dentro de un marco de más reflexión teórica, en torno a las principales contribuciones que la Ciencia Económica ha ido realizando en torno a este tema. En estas circunstancias, la reflexión teórica sirve de armazón y contrapunto e indudablemente de ayuda para explicar mejor lo observable en la realidad más próxima.

Enunciado el propósito general, la estructura del libro trata de adecuarse a tales criterios. Para ello se ha dividido la obra en cuatro grandes capítulos. En el primero de ellos referido a la "Visión panorámica sobre los aspectos más destacables en la actualidad" , la aproximación al estado de arte combina la visión general preliminar, con una aproximación que incide de forma más precisa en los puntos críticos del desarrollo sostenible completada con una perspectiva sobre la situación europea, al hilo del V Programa de Acción en materia de Medio Ambiente de la Unión Europea.

La identificación de los desequilibrios ha de ir seguida por los "Intentos de solución e instrumentos" . En este segundo capítulo se conjugan los intentos de reconducir tales desequilibrios por un lado, con los instrumentos disponibles para la consecución de tal propósito por otro. Cabe señalar en este sentido la creciente utilización tanto de las tecnologías limpias, como de los instrumentos de medida e información asociados a la contabilidad ambiental y a los indicadores de desarrollo sostenible.

Desde la óptica de los agentes productivos y, más específicamente, desde la perspectiva del "Desafío Medioambiental para la actividad empresarial" , topamos con la necesidad del respeto a su entorno y, al propio tiempo, con la obligatoriedad de cumplimiento del marco legal vigente. Esta dicotomía de opciones incide en el qué y el cómo producir, para lograr la ecoeficiencia en la producción y en el consumo. Ello se traduce en un diseño eficiente del producto, en el ahorro de materias primas, la reducción de consumos y la minimización de residuos. Asimismo este tercer capítulo se ocupa de las fuerzas de cambio empresarial, presentando al medio ambiente, no sólo como moda pasajera, sino como oportunidad de negocio, en la medida en que se utilicen adecuadamente los distintos instrumentos de gestión medioambiental.

El libro se cierra con el análisis desde un punto de vista teórico de la "Contribución de la Ciencia Económica y Perspectivas Futuras" . Esta aproximación se completa mediante la combinación de aspectos de tipo poblacional, con variables económicas y distribución de la renta y la riqueza por ejemplo, con otras de tipo ambientalista y desemboca en un análisis referido a la explotación racional de recursos naturales aplicada a un caso específico como las pesquerías y culmina con un reflexión sobre las distintas vertientes que convergen en el debate sobre los precios del agua, a modo de ejemplo donde se incluye el armazón teórico aplicado a un caso práctico.

El lector hallará como primera colaboración el artículo del profesor Emilio Fontela Montes titulada "Medio ambiente, recursos naturales y desarrollo económico " donde trae a colación la doctrina malthusiana que relaciona el crecimiento de la población mundial con el crecimiento de los recursos económicos, advirtiendo sobre los riesgos asociados a la mayor velocidad de la primera frente a la segunda.

El razonamiento de Malthus ha recuperado su actualidad con el Club de Roma y con la crisis del petróleo de los setenta, que deja entrever los límites naturales para los medios de subsistencia. La sostenibilidad del crecimiento económico es un problema permanente de la humanidad que se manifiesta de forma violenta en épocas de crisis.

En opinión del profesor Fontela, conseguir un crecimiento sostenible del bienestar no es exclusivamente una cuestión tecnológica, sino más bien un problema de instituciones y economía. Por ello, se detiene en la exposición de la propuesta emanada del Grupo de Lisboa en 1993 y conocida como el Contrato Social de la Tierra, coincidente por otro lado con el Programa 21 asociado a la Cumbre de Río y que tiende hacia una gobernación mundial y a la implantación de un plan global de cooperación. La conclusión de un nuevo contrato mundial suele presentarse como una necesidad como una necesidad para evitar grandes desastres y ha de regirse por una serie de principios de obligado cumplimiento para las partes y contemplar las necesidades básicas, culturales, medioambientales y aspectos democráticos.

En  "El Crecimiento Económico Sostenible: un difícil desafío" el profesor Robert U. Ayres advierte de los cambios producidos en la forma de lograr el crecimiento económico y de los efectos perniciosos asociados al mismo. Para ello hace un repaso de los aspectos más destacables de la situación actual analizando los principales desequilibrios, sus causas y posteriores efectos sobre el equilibrio medioambiental y sobre la calidad de vida en el planeta.

En opinión de Ayres, las soluciones están directamente relacionadas con las reformas impositivas tendentes a potenciar las actividades menos contaminantes por un lado y al propio tiempo de fomentar e incentivar la conservación del medio y de los recursos naturales. Todo ello en un contexto en el que ya se vislumbran síntomas de sustitución de los mecanismos de desarrollo económico junto a la eclosión de la sociedad de la información. Tendencias esperanzadoras para lograr un equilibrio respetuoso entre medio ambiente y desarrollo económico, como principal desafío para los habitantes del planeta.

Pese a que en la actualidad la situación de conjunto es esperanzadora para los países europeos, según afirma Domingo Jiménez Beltrán en su artículo " El Medio Ambiente en la Unión Europea en el umbral del siglo XXI" , es probable que la situación aún empeore más en determinadas áreas como residuos, suelo, biodiversidad, sustancias químicas, degradación de la capa de ozono y cambio climático. Sin embargo se dan las condiciones adecuadas sobre una mejora en la calidad ambiental e incluso de avance en el proceso de desarrollo sostenible. Además es muy importante poner de relieve que por vez primera la ciudadanía está dispuesta a tomar parte en el proceso de recuperación, lo que en sí mismo constituye un factor positivo y esperanzador. Asimismo tras la Cumbre Europea de Cardiff (1998), y desde el ámbito institucional, se ha activado un mecanismo de rendición periódica de cuentas para los distintos Estados miembros de la UE. El seguimiento se hace en base a un modelo de referencia con indicadores sectoriales de aplicación progresiva que permite cuantificar los avances en los objetivos establecidos. En suma, a medio plazo las perspectivas se muestran halagüeñas tomando nota del diagnóstico y aprovechando las oportunidades técnicas, para reforzar los buenos signos y minorar los peligros.

Manuel R. Gavira Montiel hace un recorrido descriptivo de los antecedentes y modo de funcionamiento del Fondo de Cohesión en su artículo titulado "La Dimensión Medioambiental de la Asistencia del Fondo de Cohesión en España" , deteniéndose especialmente en la vertiente medioambiental a la que el Fondo destina el 50% de sus recursos. El límite para la obtención de ayudas del Fondo de Cohesión viene dado en virtud de que el Producto Nacional Bruto per capita de un determinado país alcance o no el 90% de la media comunitaria por un lado y al fomento de medidas e iniciativas encaminadas a asegurar la ejecución de la política ambiental europea. Destacan las inversiones ferroviarias llevada a cabo en España con apoyo de este Fondo, como medio de aliviar la presión sobre el tráfico rodado y de este modo contribuir a un menor deterioro del medio ambiente.

Los intentos de solución comienzan, y con ellos la segunda parte del libro, con el artículo de Carmen De Andrés Conde que aborda el tema del Medio ambiente, recursos naturales y desarrollo económico bajo el título de "Una aproximación hacia algunas de las soluciones planteadas en el ámbito internacional para el Desarrollo Sostenible " . La autora se presenta como defensora de realizar una aproximación integrada hacia el medio ambiente desde una perspectiva que englobe a todos los sectores económicos y por ende más práctica y de ámbito más reducido. Para ello se precisa de la adopción de medidas incrementales que vayan poco a poco avanzando en la mejora de la situación, al tiempo en que es preciso huir de posturas utópicas en pos de objetivos que por excesivamente ambiciosos sean inalcanzables.

A lo largo del artículo se realiza un recorrido por algunos de los instrumentos disponibles como los estudios o evaluaciones de impacto ambiental, o los sistemas de gestión medioambiental, pasando entre otros por las auditorías, informes corporativos , el ecodiseño, ecoetiquetado y los acuerdos voluntarios.

Señala que el número de empresas con un plan sostenible es bajo por el momento, pero que la nueva Directiva IPPC junto con el cambio de actitud de los agentes económicos es cada vez más relevante, al reconocer que la gestión medioambiental puede ser un elemento diferenciador y factor de competitividad que va a propiciar una industria más sostenible.

La "Aplicación de Tecnologías Limpias >" del profesor Juan Andrés Legarreta Fernández se inserta dentro de las posibles soluciones aplicables en aras de la consecución de un desarrollo sostenible. En general, la definición de tecnologías limpias se centra en dos aspectos como son la generación de menos residuos y el consumo de menor cantidad de materias primas y energía por un lado y en la reducción de las emisiones situadas al final del proceso ( end of pipe ). En otros términos ello equivale a que el diseño ecológico tiene una doble meta: la primera orientada hacia la prevención en la generación de residuos y la segunda a la mejor gestión de los materiales.

Dentro de estos planteamientos de desarrollo sostenible es necesario cambiar de filosofía sustituyendo la filosofía de corrección de emisiones y residuos al final de proceso productivo por la filosofía de prevención de los mismos, mediante la aplicación de técnicas de minimización de emisiones y residuos como herramienta estratégica de gestión.

Además de la tecnología propiamente dicha, son factores de éxito el compromiso de la alta dirección, un programa riguroso de gestión de residuos y un continuo énfasis en la reducción en origen. Bajo esta orientación se ha emitido la Directiva IPPC (de obligada observancia a partir del mes de Octubre de 1999) que fomenta la incorporación de la mejor tecnología posible a un coste razonable.

Por último, cara a futuro, la inversión en I+D referida al análisis del ciclo de vida del producto y al desarrollo de tecnologías limpias y a la mejora ambiental, suponen un importante nicho de negocio.

De entre los instrumentos para alcanzar los objetivos de soluciones planteados, emergen aspectos como la Contabilidad Medioambiental y los indicadores económicos que sirven para integrar en los procesos de decisión económicos, variables de índole medioambiental que hasta ahora habían permanecido al margen del proceso decisorio.

Tal es el caso de la colaboración de Desiderio Aranda Martín titulada "El Sistema Integrado de Contabilidad Económica y Medioambiental Propuesto por Naciones Unidas" , estudia la condición de instrumento de política económica de la Contabilidad Nacional. La Contabilidad Medioambiental trata de corregir las diferencias del sistema de cuentas nacionales para integrar el concepto de Economía Ecológica.

Tras la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas en Rio de Janeiro, y del compromiso firmado por las administraciones de muchos países surge el SEEA (Programa 21) o Sistema de Contabilidad Económica y Medioambiental Integrado, lo que representa el inicio de la Contabilidad Medioambiental yendo más allá de los sistemas tradicionales de contabilidad a los que se achaca la no incorporación de datos medioambientales en sus valores. De forma más específica, el autor analiza objetivos y dificultades del SEEA. Entre los primeros destacar la presentación de forma aislada los gastos en protección del medio ambiente, extender las cuentas de los activos económicos incluyendo los "medioambientales", e introducir los impactos causados por las actividades de producción y consumo sobre los activos naturales. La metodología (SEEA) no la sigue con carácter sistemático ningún país del mundo, como consecuencia de las dificultades intrínsecas (complejidad disponer Base Datos, nueva cultura estadística...) y por la resistencia que se da en el ámbito político.

En línea con lo ya expuesto y de forma complementaria, en el artículo de Manuel Álvarez-Arenas Bayo sobre "Indicadores del Desarrollo Sostenible" se afirma que los indicadores de desarrollo sostenible, inspirados en los indicadores económicos, se conciben como un instrumento orientado a crear una corriente de opinión pública en torno a los problemas ambientales socialmente relevantes y a facilitar el diseño y seguimiento de una política ambiental coherente con los nuevos objetivos de desarrollo sostenible. Los indicadores ambientales se desarrollan en contextos amplios en los que normalmente no es posible establecer con claridad las relaciones de causalidad entre presiones sobre el entorno y la evolución de su estado, no disponiéndose de unidades de medida comunes a los distintos indicadores. La complejidad de cálculo hace precisa la definición de modelos de indicadores adecuados para reflejar las tendencias ambientales más significativas, siendo precisa la superación de las limitaciones debidas a la escasez de datos estadísticos que reflejen bien los aspectos ambientales.

Pese a las dificultades y limitaciones a que se enfrenta su desarrollo, se está constatando en los últimos años un auge muy importante de los indicadores ambientales, lo que pone de manifiesto la convicción que se demuestra, desde ciertos ámbitos políticos y técnicos, en su utilidad como producto de difusión y de apoyo a quienes deben asumir el diseño de las nuevas políticas ambientales. Todo ello pese a las dificultades para su cálculo, basadas en la escasez de información de interés ambiental

La colaboración de Pere Riera Micalo titulada "La Política Económica Ambiental española y su repercusión en las empresas y en las personas de distinto nivel de renta" se ocupa del análisis de los problemas ambientales desde la disciplina económica partiendo de las externalidades y de los bienes públicos. La economía puede contribuir a la solución de los impactos derivados de la actividad económica mediante el uso de instrumentos de política ambiental. El autor junto a Arnau Queralt i Bassa y Albert Sáiz Casatorres analiza cómo la legislación española trata de corregir los desequilibrios medioambientales por medio de instrumentos económicos. Los resultados de este trabajo se presentan en el CD ROM anexo al libro, bajo el título "Instrumentos Económicos de Política Ambiental en la legislación española" y se componen de una serie de fichas que incorporan los datos básicos sobre la fuente legislativa, el tipo de instrumento, así como su objetivo y diseño, analizando la legislación española con hasta noviembre de 1999.

El artículo titulado "La actividad Industrial Compatible: La Ecoeficienca" , abre el tercer capítulo del libro y da pie al análisis de algunos de los desafíos medioambientales para las empresas. Según su autor, Luis Hernández Berasaluce , los modos de producción actuales se caracterizan por su inefiencia, lo que genera una gran producción de residuos sólidos, líquidos y gaseosos y el derroche de los recursos naturales, de ahí que sea perentorio un cambio drástico el modo de producción heredado hacia la ecoefiencia. La sociedad atraviesa un claro proceso "ecologizador", similar a de la manumisión de los esclavos y relacionado con el cambio de conciencia de las personas sabedoras que no deben producir y consumir con tanto derroche.

La ecoeficiencia trata de minimizar los residuos (no de controlarlos) y de consumir menos recursos a la vez que la producción continúa aumentando. Su gran ventaja es que con la reducción de los residuos se reducen también las necesidades de gestión y de control de los mismos, así como el coste de las materias primas.

En pocos años se producirá un profundo cambio en el mercado y se verá cómo algunas empresas han sido capaces de sacar el máximo provecho a ese cambio, mientras que otras sucumbirán. Así lo anuncian los tres autores de "Las Fuerzas del Cambio Empresarial: una visión del caso español" , Sara Cabezudo Maeso , Alfredo Cadenas Marín y Pablo Del Río González . De hecho, proliferan los análisis teóricos en relación a la incidencia empresarial del medio ambiente basados en la idea de que muchas empresas están aprovechando las oportunidades que el reto ambiental contribuye a generar (mejor imagen corporativa que puede traducirse en unas mayores ventas, reducción de costes por menor utilización de materias primas y energía, etc. ...).

Las fuerzas del cambio que inciden en el panorama empresarial se agrupan en ámbitos como el regulador, el tecnológico, el mercado y la opinión pública y, por último, las entidades aseguradoras y financieras. El cambio empresarial puede deberse "estímulos positivos" y "estímulos negativos", de modo que las decisiones empresariales vienen dadas por la obligación de cumplir la legislación ambiental y evitar las responsabilidades legales derivadas del no cumplimiento. De hecho, el tipo de actividades emprendidas por las empresas parten de enfoques incrementales, no radicales, en las que predominan (tecnologías de final de tubería), dejando de lado otras alternativas preventivas, de incierta rentabilidad a corto plazo.

El desarrollo sostenible implica nuevas pautas de producción y consumo y va asociado a un cambio en la creatividad y en la búsqueda de nuevas soluciones, productos y tecnologías. Ello equivale a que el desarrollo económico y el medio ambiente son compatibles y además rentables. Se está favoreciendo el nacimiento de un mercado y una industria medioambiental que está suponiendo una oportunidad de mercado para aquellas empresas que sepan identificar nuevas oportunidades de negocio. Este es el hilo conductor del artículo "Desafío medioambiental para la actividad empresarial. Renuncias y oportunidades" de Nestor Goikoetxea y Gandiaga y Javier Caño Moreno, quienes en su condición de miembros de Aclima (Asociación Cluster de Industrias de Medio Ambiente en Euskadi) centran su atención en algunos de los problemas que plantea el respeto al medio ambiente y las actividades industriales o de servicios que aportan soluciones a los mismos, con la gestión de residuos y su reciclado, como caso particular de contribución al desarrollo sostenible, y a la generación de empleo y riqueza.

La interacción entre el medio ambiente y la empresa y sus sistemas de gestión viene de la mano de Vicente Conesa Fernández-Vitora , quien presenta el artículo "Instrumentos de los Sistemas de Gestión ambiental en la Empresa" . Con carácter general, la gestión del medio ambiente se define como el conjunto de actuaciones necesarias para llevar a cabo la política medioambiental, o dicho de otra manera, para lograr el mantenimiento de un capital ambiental suficiente para que la calidad de vida de las personas y el patrimonio natural sean lo más elevadas posible. Todo ello dentro del complejo sistema de relaciones económicas y sociales que condiciona ese objetivo. En consecuencia, el autor sostiene que una buena política de empresa carece de sentido si no va acompañada de un programa de gestión eficaz que asegure su cumplimiento, basándose en los instrumentos precisos para su puesta en marcha.

Tras analizar las principales características de los sistemas generales de gestión medioambiental, sus principios y objetivos entre otros, el artículo se ocupa de los sistemas de gestión medioambiental a disposición de las empresas. Estos pueden clasificarse en: Preventivos (Evaluación Estratégica Ambiental, Evaluación del Impacto Ambiental, Programa de Vigilancia Ambiental, ....), Correctivos (Ecoauditorías, Ecobalances, Etiquetado Ecológico, Medidas correctoras, ...), Auxiliares (Estudio de Impacto Ambiental, Normativa Ambiental, Técnicas de entrevistas, reuniones y encuestas, Técnicas de Convergencia, ...).

El cuarto capítulo del libro da cabida a diversas aportaciones inscritas en el seno de la Ciencia Económica. En esta línea se inserta el artículo "La Contribución de la Ciencia Económica al tratamiento de los recursos naturales y del medio ambiente" escrito por José Manuel Naredo Pérez quien incide en la intersección entre "economía" y "naturaleza" tratando con ello de redefinir las fronteras de ambos conjuntos para reconstruir un discurso económico que tenga en cuenta el mundo físico y territorial que lo envuelve, es decir aboga por un enfoque "ecointegrador" , evitando la tradicional disociación entre planteamientos eco nómicos y eco lógicos.

A lo largo de este trabajo se analizan los antecedentes sobre la consolidación de la Ciencia Económica como disciplina autónoma y se revisan las formas en las que el pensamiento económico trata hoy de reflexionar sobre ese medio ambiente físico (inestudiado por la cortedad de miras del enfoque económico estándar). Se expone los fundamentos de la Economía Ambiental , (aborda los problemas de gestión de la naturaleza como externalidades a valorar desde el instrumental analítico ordinario, y razona en términos de precios, costes y beneficios reales o simulados) y la llamada Economía Ecológica , (considera los procesos de la economía como parte integrante de esa versión agregada de la naturaleza que es la biosfera y los ecosistemas que la componen).

Lo que se discute es si para resolver nuevas preocupaciones "ambientales" el razonamiento económico ha de seguir girando en torno al núcleo de los valores mercantiles, o si por el contrario, ha desplazar su centro de reflexión hacia los condicionantes físicos del mundo que le rodea.

Defiende la necesidad de huir de los enfoques parcelarios de las diversas disciplinas, incluyendo en la reflexión un enfoque que enjuicie en su globalidad el patrimonio y los flujos físicos y financieros.

En "Población, medio ambiente y crecimiento económico: ¿Tres piezas incompatibles de Desarrollo Sostenible? " , Carlos Mario Gómez Gómez analiza en detalle la interrelación entre la población, el crecimiento económico y el medio ambiente.

Se basa en la teoría económica de la escasez relativa para ordenar y entender las pautas del desarrollo económico, en contra de la escasez generalizada. Los impactos negativos sobre el medio ambiente asociados al desarrollo no son consecuencia del tamaño de la actividad, sino más bien vienen dados en función del nivel de desarrollo de los países, aspecto que también condiciona la incidencia del crecimiento demográfico sobre el medio ambiente.

Asimismo el autor sostiene la tesis de que la tendencia del crecimiento demográfico está relacionado con los niveles de desarrollo relativo. En este ámbito se inclina más por una estabilización de la población mundial en contra de la hipótesis de la explosión demográfica, a través de lo que designa como transición demográfica.

Finalmente refuta la idea de que la abundancia de recursos naturales suponga una ventaja para el desarrollo de los países, por contra, sostiene que se trata más bien de un freno al desarrollo económico de tales países.

Diego Azqueta Oyarzun, pone el énfasis en la doble relación existente entre pobreza y el deterioro ambiental en el sentido de que la pobreza es uno de los principales causantes del deterioro ambiental, siendo precisamente el de los pobres uno de los grupos sociales más afectados por este deterioro. Así se queda expresado en el artículo titulado "Subdesarrollo y degradación ambiental" . La toma de contacto de la sociedades tradicionales (economía de no cambio, con abundante mano de obra y ausencia de capital), con las sociedades modernas, supone una ruptura para la sociedad tradicional al incorporar el mecanismo de mercado. Así en el mercado de productos, surgen las economías de escala, en el mercado de trabajo surge la posibilidad de lograr un salario y en el mercado de la tierra se produce la concentración de la propiedad.Todo lo cual desemboca en la diferenciación social con consecuencias medioambientales importantes .

Desde la perspectiva macroeconómica, los gobiernos de los paises en vias de desarrollo quieren desarrollar políticas sustitutivas de importaciones para cambiar la estructura de crecimiento, pero que finalmente se convierten en más desempleo e inflación y crisis de Balanza de Pagos.

Los impactos negativos derivados de este proceso se refieren al aumento de la pobreza y de la presión sobre los recursos naturales y al fomento de la exportación de recursos silvícolas y pesqueros entre otros. La conclusión final es que la pobreza no es la que genera problemas ambientales, los cuales son causa del problema del subdesarrollo que transforma pobreza en marginación. Propone como solución que la biosfera no se gestione como "bien público", sino como un "bien de club" en el que fomente el compromiso de todos los países desarrollados.

A juicio de M.ª Carmen Gallastegui Zulaica, conseguir una explotación eficiente de los recursos renovables es tarea harto difícil, debido básicamente a que, por un lado, es preciso tener en cuenta las características biológicas propias del recurso y, por otro, a que las condiciones institucionales en las que se produce la explotación no son siempre las idóneas. Ello se debe a que existe una disociación entre el ámbito teórico y la realidad, echando en falta una voluntad política más decidida para poner en marcha medidas de gestión y de control y plantear medidas realistas en cuanto a su cumplimiento. Así queda reflejado en el artículo titulado "Los Recursos Renovables: su gestión eficiente" . Los recursos naturales se conceptúan como activos proporcionados por la naturaleza, pudiendo ser renovables y no renovables y caracterizándose por la indefinición de los derechos de propiedad y la movilidad de los recursos. Los resultados de los análisis son diversos en función de si prevalecen los criterios económicos o biológicos, o bien si se hace una aproximación al tema desde una perspectiva estática o desde una visión dinámica.

Desde el análisis del estudio paradigmático de las pesquerías se observa en la realidad que determinados recursos naturales están sobreexplotados. Se hace una revisión de los diversos instrumentos existentes a nivel teórico para la gestión de los recursos naturales y se propone como solución, entre otras, la aplicación de TAC's (individuales y transferibles) y/o determinados impuestos y licencias.

Cierra el último capítulo y también el libro, el artículo "El debate de los precios del agua en España" de Josefina Maestu Unturbe donde tomando como punto de partida la realización del taller de trabajo del Seminario de Verano, aborda el debate sobre los precios del agua desde diferentes ópticas. En su análisis combina argumentos del sector afectado y lo contrasta con la perspectiva de la teoría económica asimilable. Por un lado se ocupa del Plan Hidrológico Nacional y del problema de la sequía, desde una base institucional. Para ello revisa las principales posturas sobre el tema de los precios del agua en España, contraponiendo el punto de vista de la teoría económica y del mercado, con el punto de vista de la economía institucional, señalando la importancia de tener en cuenta los impactos a la hora de diseñar algunos cambios en el sistema de precios vigente, así como la existencia de precondiciones técnicas e institucionales para aumentar la eficiencia en el uso del agua. Por otro lado, estudia la posición institucional revisada y contenida en el Libro Blanco del Agua de 1998 y, previo a las conclusiones finales aborda de forma sintética los puntos distintos puntos de vista convergentes en este debate.

Nuestro objetivo no es otro que el de contribuir a la divulgación de la idea de respeto al medio ambiente en la opinión pública en general, y al propio tiempo aportar algo de luz sobre el debate en torno al desarrollo sostenible, tratando de identificar de forma colectiva algunas propuestas que encaminen nuestra sociedad hacia un desarrollo más armónico y respetuoso con los recursos naturales finitos del planeta. Nuestra mejor recompensa sería haber despertado algunas conciencias y haber logrado imbuir en ellas la idea principal que subyace en todo este proyecto. Deseamos sinceramente que así sea.


XHTML 1.0 Transitional Válido

¡CSS Válido!

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0

Logotipo Tawdis