Saltar menú navegación
Está en :

Publicaciones

EKONOMI GERIZAN

La globalización en el siglo XXI: retos y dilemas
Número: 16

Título: La globalización en el siglo XXI: retos y dilemas

Ver índice

RESUMEN


Siempre hemos elegido temas relacionados con el desarrollo económico y social como sustento de nuestra línea editorial Ekonomi Gerizan. Este año, bajo el título general “La globalización en el siglo XXI: retos y dilemas”, hemos querido realizar una aproximación primera y general a un fenómeno que, se puede decir, constituye una de las señas de identidad de nuestra época.

Una primera aproximación al fenómeno de la globalización proporciona la impresión de que nos hallamos ante un fenómeno tremendamente complejo, cuya definición o acotación debe incorporar aspectos económicos, tecnológicos, de información y conocimiento, financieros, sociales y culturales, jurídicos y políticos, ya que sus ineludibles efectos se extienden a estas y a más áreas.

Pero si tratamos de ir a su esencia como dinámica para tratar de entender de una manera sencilla en qué consiste podemos concebir la globalización como la tendencia hacia una creciente interconexión e interdependencia del conjunto de países y sociedades del mundo. Rápidamente surge el añadido de la connotación económica, al observar que dicha creciente interacción o integración se produce de manera muy relevante al nivel de intercambio entre economías nacionales. Esta circunstancia tiene, a su vez, causa en el incremento del comercio internacional y de los flujos de capitales. Y a partir de ahí resulta fácil observar y señalar que el rápido incremento de intercambios comerciales y de flujos financieros incorpora y afecta también a cuestiones o aspectos de índole social, cultural y, por supuesto, tecnológica.

Hay quien, con una perspectiva más filosófica o humanista ha indicado que la globalización consiste en la desconexión de las nociones de espacio y tiempo, ya que el componente de inmediatez temporal o instantaneidad que aportan las modernas tecnologías de las comunicaciones posibilita la interconexión en tiempo real de ubicaciones antípodas. En este último sentido se ha definido la globalización como un proceso en el que la distancia geográfica se convierte en un factor de importancia decreciente en el establecimiento y mantenimiento de relaciones transfronterizas económicas, políticas, sociales y culturales.

Como parece bastante obvio que la globalización tiene un componente constitutivo bastante fuerte de marcado cariz capitalista, al menos en su origen y formas, muchos de sus críticos han visto, presentado y criticado este proceso como una suerte de tendencia mundial hacia un sistema económico globalizado, dominado por empresas e instituciones bancarias o financieras de carácter multinacional o supranacional no sometidas a procesos de carácter democrático o a los gobiernos de los estados-naciones, planteamiento que, se esté de acuerdo o no con él, proporciona nuevas perspectivas de análisis.

Si cambiamos la perspectiva del prisma descriptivo al etiológico para tratar de establecer el origen, los catalizadores y los efectos de la globalización, parece que podría afirmarse que las mencionadas interconexión e interdependencia tienen su origen, muy posiblemente, en los ámbitos económico-productivo y financiero. El influjo de ambos vectores seguramente se ha visto amplificado por los desarrollos tecnológicos en los campos de las tecnologías de la información y del conocimiento, de las telecomunicaciones y del transporte. Y el conjunto anterior desemboca en efectos de orden comercial, informativo, social, cultural, jurídico y político. De manera que terminamos llegando a los mismos destinos por diferentes rutas.

En cualquier caso se puede aseverar que en el momento presente la globalización no es una cuestión de gustos, opiniones o ideologías, sino que el comercio internacional, el movimiento libre de capitales a través de mercados financieros interconectados altamente estructurados y sofisticados, la deslocalización de procesos productivos y de prestación de servicios, las incesantes innovaciones en materia de tecnologías de la información y de las comunicaciones y las técnicas de marketing, comercialización y distribución, global, han dado lugar a una dinámica económica, financiera, social y cultural que posee una inercia propia. Se puede valorar la circunstancia de que es tal la fuerza de esta dinámica que, muy posiblemente, esté provocando tanto cierto grado de obsolescencia de instituciones jurídicas y políticas como el surgimiento de nuevos y poderosos actores nacionales en la escena mundial económica, financiera, tecnológica y política.

A la vista de todo lo anterior surge la inquietud prospectiva en relación al fenómeno de la globalización. ¿Es la globalización un proceso imparable? ¿Podemos ponderar o prever, y en qué medida, sus efectos en aspectos tan dispares pero interconectados como la economía, las finanzas, lo social y lo cultural? ¿Es posible gestionar la globalización de manera que su fruto final sea un desarrollo humano y económico justo, solidario y sostenible?

El objetivo general que nos hemos planteado con este volumen consiste en analizar algunas de las diferentes perspectivas que conforman como conjunto el fenómeno de la globalización y establecer si es posible dirigirlo conscientemente de manera que su resultado final sea un mundo mejor para todos.

El capítulo primero gira bajo el título genérico de “Globalización económica y empresarial”. En él se analizan algunos aspectos de las vertientes de este fenómeno más relacionadas con el mundo de la economía y de la empresa. El libro se abre con el artículo “Economía política de la globalización”, realizado por D. Angel Martínez González-Tablas y por D. Jorge Fonseca Castro. Los autores abordan una discusión crítica sobre la globalización, contextualizada en el conjunto de fuerzas estructurantes de la economía mundial actual, partiendo de su origen, su naturaleza y estructura, su dinámica de reproducción, su crisis, y sus efectos en las relaciones sociales. El proceso de globalización y la crisis actual, plantean de forma acuciante la cuestión del desarrollo desde una perspectiva alternativa, que inevitablemente debe enfocarse desde la realidad que imponen las fuerzas estructurantes. La respuesta de los distintos países a las secuelas de la globalización, exige un enfoque radicalmente contrario al neoliberal, adoptando medidas progresivamente redistributivas en los ámbitos nacionales y también en el ámbito mundial, pero no como simples medidas anticíclicas para recomponer la demanda en periodos de crisis, sino como parte de un programa social y económico favorable al desarrollo humano integral. Este cambio de orientación supone avanzar en un proceso de integración mundial que supere los bloques económicos regionales y plantee una globalización real del espacio económico planetario, reforzando las políticas de solidaridad entre naciones: una globalización integradora, contraria a la excluyente actual. Esto implica un desarrollo de instituciones “globales” que hagan universales principios de cooperación regional. El punto de partida tendrá que estar en la educación, que abandonando una orientación competitiva pensada en términos de mercado, forme ciudadanos de una sociedad mundializada que sólo compiten en ser más cooperativos.

En “El marco regulador de la globalización: situación y futuro de la OMC”, D. Federico Steinberg aborda la cuestión de la regulación de la expansión del comercio internacional, uno de los elementos centrales de la globalización económica. En este trabajo se sostiene que la Organización Mundial del Comercio (OMC) es la institución mejor preparada para ser el punto focal de la gobernanza económica global, y que, de hecho, ya es responsable de regular directa o indirectamente una gran parte de las relaciones económicas internacionales. Sin embargo, los problemas que está experimentando para cerrar la Ronda de Doha de negociaciones comerciales están poniendo en entredicho su efectividad, además de demostrar que la cooperación internacional se ha vuelto cada vez más compleja. Tras analizar brevemente las principales causas de la globalización y su impacto económico y político, se analiza el papel de la OMC en la regulación de la economía mundial, los principales elementos que mantienen la Ronda de Doha congelada y el auge del nuevo regionalismo, para, finalmente, plantear algunas propuestas de reforma, tanto para cerrar la Ronda de Doha y aumentar la legitimidad y efectividad de la OMC como para hacer que la globalización sea sostenible a largo plazo.

No cabe duda que países como China e India detentan un relevante protagonismo en el auge comercial internacional, de ahí que D. Juan Tugores Ques aborde, en su artículo “Países emergentes y globalización: impactos actuales y tendencias”, uno de los cambios más destacados dentro del ámbito de las nuevas realidades globales: el papel creciente de las denominadas economías emergentes. Su presencia en la división internacional de la actividad productiva, su potencial comercial y su potencial financiero, les convierte en agentes cada vez más destacados en la economía mundial, con una transición hacia un papel asimismo creciente en el poder político mundial.

En este artículo se analizan algunos de los principales indicadores en que se traduce la presencia de las economías emergentes, así como algunas de las controversias en que se traduce su papel creciente: su novedoso papel en el ámbito financiero y la eventualidad de una “divergencia o decoupling” entre economías avanzadas y emergentes. Finalmente, también se abordan sus principales fragilidades, tanto las económicas como las de alcance sociopolítico e institucional.

Dña. Teresa Cavero señala en su artículo “Precios de los alimentos y países en desarrollo: consecuencias y soluciones en un mundo globalizado” que el hecho de que los países pobres sean extremadamente vulnerables a las fluctuaciones en los precios de los alimentos y, como resultado, se vean afectados de forma muy negativa tanto por la subida como por la bajada de los precios, tiene su origen en una serie de decisiones políticas erróneas o excesivamente arriesgadas: muchos países pobres están atravesando momentos muy duros debido a décadas de abandono de la inversión en agricultura y a la adopción de medidas contraproducentes en la regulación del comercio y del mercado. Por otro lado, aquellas economías que han invertido con más fuerza en la agricultura y en protección social, han demostrado ser capaces de hacer frente al impacto de la crisis de precios de los alimentos. Según la autora, para la reducción del impacto de la crisis de precios de los alimentos y la creación de mecanismos para afrontar futuras turbulencias, no sólo es preciso realizar reformas y modificar el enfoque erróneo frente a la agricultura, el comercio, el mercado y las políticas de protección social, sino también reforzar al pequeño propietario agrícola, a los trabajadores y a la gente con pocos recursos en los países en desarrollo.

D. Asier Minondo y D. Francisco Requena han abordado el análisis específico de la participación de la Comunidad Autónoma de Euskadi (CAE) y Navarra en este proceso de globalización comercial que se está produciendo en la economía mundial. El estudio de la evolución de la tasa de apertura de la CAE y Navarra y su comparación con otras regiones y países europeos ha precedido a la investigación de las causas del crecimiento de las exportaciones de la CAE y Navarra, analizando si la causa del crecimiento de las exportaciones es el margen extensivo o el margen intensivo. En su artículo “El proceso de globalización comercial de la Comunidad Autónoma de Euskadi y Navarra” establecen que tanto la CAE como Navarra han aumentado notablemente su grado de integración en la economía mundial, ya que han multiplicado por cuatro su grado de globalización comercial durante los últimos veinte años, en sintonía con la evolución de otras regiones europeas similares.

Los resultados del estudio señalan que el aumento de las exportaciones vascas y navarras se ha fundamentado en las nuevas exportaciones o margen extensivo, y que en ambas comunidades autónomas la apertura de nuevos mercados constituye la partida que más contribuye al margen extensivo. Sin embargo, estas nuevas exportaciones tienen una gran tasa de mortalidad, lo cual puede debilitar la conexión entre el margen extensivo y el crecimiento de las exportaciones en el largo plazo.

La situación y el papel de las empresas tecnológicas en el contexto de globalización son analizadas por D. Mikel Urizarbarrena en “La hora de las empresas tecnológicas glocales”. El autor plantea que estamos en un mundo más “glocal” que global, bastante aplanado, es decir, con una tendencia a la reducción de contrastes pero con diferencias importantes, no realmente globalizado sino semiglobalizado, y verdaderamente necesitado de un desarrollo realmente sostenible, que haga partícipes del progreso a todos los seres, humanos y no humanos, y al propio medio ambiente. La ascendencia de la tecnología de internet, que permite llevar información y servicios a cualquier parte del mundo, da como resultado un mundo en que los productores ya no dominan la economía; son los clientes quienes lo hacen. Esto representa nuevos retos, ya que los clientes se están volviendo cada vez más impredecibles, porque la característica más relevante de este nuevo juego “glocal” es que la información puede moverse fácilmente, a la velocidad de la luz, por todo el globo. Esto hace que los mercados puedan ser más eficientes y transparentes, y permite cada vez más que los clientes controlen la oferta y la demanda. Esto plantea un escenario en el que el mundo actual cambia a velocidad acelerada y está lleno de enormes oportunidades para las empresas “glocales”. Pero para aprovechar esas oportunidades se hace necesario no ser meros espectadores sino, por el contrario, participar y ser agentes de cambio y transformación.

No cabe ninguna duda de que las transformaciones que en las últimas décadas han experimentado los mercados y sistemas financieros, tanto a nivel global como a nivel regional y local, como consecuencia de la confluencia de la innovación tecnológica con la innovación financiera en un marco de cierta desregulación, han sido determinantes en el proceso de globalización y, muy especialmente, en los últimos años. De ahí que hayamos querido dedicar este segundo capítulo por entero a la “Globalización financiera”.

D. Jose Manuel González-Páramo, desde su excepcional prisma institucional, dictó en el acto de clausura del seminario de verano previo a esta publicación una conferencia titulada “Globalización, estabilidad macroeconómica y política monetaria en una época de turbulencias financieras”. En ella se estableció que la globalización financiera plantea implicaciones potencialmente muy profundas para el bienestar de nuestras economías, como muestran las turbulencias ocurridas en los mercados financieros internacionales desde el año pasado. Por tanto, es muy importante que mejoremos nuestra comprensión sobre cómo la globalización financiera está cambiando la estructura de nuestras economías y la forma en que funcionan. Es por ello que tiene gran importancia promover un debate público sobre este tema. El autor se centró en la relación entre globalización financiera y las turbulencias del mercado sufridas desde el año 2007, exponiendo algunas de las conclusiones extraídas de ellas. Asimismo comentó brevemente el estado y las perspectivas de crecimiento económico e inflación en la zona euro y sus implicaciones para la política monetaria.

La importancia de la integración financiera, su grado de desarrollo en Europa y el papel que juegan los reguladores y supervisores bancarios en dicho proceso son los ejes centrales del artículo “Integración financiera en Europa. El futuro que viene”, realizado por D. Jesús Saurina. Dentro del mismo se analizan algunos indicadores de integración financiera basados en la actividad transfronteriza de los bancos internacionalmente activos, y se revisan las diferentes estrategias seguidas por los sistemas bancarios nacionales a la hora de enfrentar el proceso de globalización financiera.

El autor establece que la integración financiera persigue disminuir el coste del capital, lo que debería ayudar a aumentar la inversión, el PIB, el empleo y el bienestar. El euro, por un lado, ha estimulado la integración financiera en Europa, al tiempo que los reguladores la han promovido intensamente. Sin embargo, los indicadores cuantitativos de integración financiera presentados subrayan la necesidad de ir más allá de la zona euro o de la UE al hablar de integración de los mercados financieros o de las estrategias de internacionalización de las grandes instituciones bancarias europeas.

El siguiente artículo de este capítulo, “Inversores institucionales y globalización financiera”, desarrollado por D. Jose Luis Peydró-Alcalde, tiene una cierta conexión con el anterior. Dentro del proceso de integración del mercado financiero europeo, proceso importante para el bienestar económico, la consolidación de determinados segmentos de la banca está, en cierto modo, menos avanzada que la de otros mercados financieros de la zona del euro. De ahí que la reducción de las barreras a la integración transfronteriza del sector bancario sea una de las prioridades para la consecución del mercado único de servicios financieros y para potenciar el crecimiento económico de la zona del euro. La actividad de banca transfronteriza suele ser con frecuencia resultado de fusiones y adquisiciones internacionales, para las cuales existe una serie de barreras, algunas de carácter legal y regulatorio, que en la zona euro se han eliminado mayoritariamente, y otras más relacionadas con los costes de información, que siguen estando presentes y parecen ser especialmente significativas en el sector bancario. Los inversores institucionales que intervienen en actividades internacionales pueden ser fundamentales para eliminar estas barreras y contribuir con ello al proceso de integración financiera. Su presencia como accionistas en una sociedad parece afectar al gobierno corporativo y, en concreto, a la ejecución de fusiones y adquisiciones, que ponen a prueba el citado gobierno.

A la luz del análisis del proceso de fusiones y adquisiciones bancarias en la zona del euro, poniendo de relieve la trascendencia de las actividades transfronterizas, se aporta evidencia sobre la importancia de los inversores institucionales en la zona del euro, y se analiza cómo el fortalecimiento de su participación en el capital de las entidades puede afectar al gobierno corporativo y al proceso de fusiones y adquisiciones transfronterizas. La evidencia empírica sugiere que esta participación accionarial puede influir positivamente en las operaciones internacionales de consolidación empresarial.

El siguiente artículo, “La crisis hipotecaria americana: sus raíces globales e implicaciones en el sistema financiero”, realizado por D. Angel Berges Lobera, aborda el análisis de un hecho, complejo y con múltiples derivaciones, que probablemente pasará en unos años a los libros de texto económicos: la crisis de las hipotecas subprime norteamericanas. La crisis financiera desatada por el fuerte incremento de morosidad en el mercado hipotecario estadounidense ha tenido unos efectos extraordinariamente perversos sobre el funcionamiento de los mercados financieros: al afectar adversamente a la confianza entre las entidades financieras, ha provocado casi un colapso total en el funcionamiento de los flujos de transmisión de la financiación entre entidades, con el consiguiente efecto adverso final sobre el crecimiento económico.

El artículo analiza el origen local, Estados Unidos, de la crisis, su propagación global, y las respuestas coordinadas que han ido dado los bancos centrales. A continuación dirige su atención a la economía española, cuya vulnerabilidad ante esta crisis global es sin duda mayor por diferentes razones. El análisis de las implicaciones para el sistema bancario español se puede sintetizar en la necesidad de adoptar un cambio muy intenso en las estrategias de negocio seguidas en los años anteriores a esta crisis.

En sintonía con el artículo anterior, pero abordando la cuestión desde otra perspectiva, D. Francisco Rodríguez Ortiz presenta el artículo titulado “Crisis financiera y económica global: la respuesta europea”. La Unión Europea (UE) es un agente activo de la globalización y este proceso condiciona a su vez su propio desarrollo, estructuras e instrumentación de las políticas macroeconómicas. El proceso de integración europea optó por compaginar el crecimiento con la atenuación de las desigualdades para tratar de establecer los cimientos del llamado Estado de bienestar. El desarrollo del modelo social europeo ha pasado por varias etapas en los últimos cuarenta años, pero en la última etapa la liberalización y desregulación de los mercados globales, la irrupción competitiva de los llamados países emergentes y la aceleración de los procesos de deslocalización productiva, han sometido a las empresas a la presión ineludible de la competencia internacional. Entonces ha surgido la necesidad de redefinir las relaciones económicas y sociales para la adaptación de las economías a los retos combinados de la competencia y de la innovación.

La globalización económica y financiera ha producido tanto un crecimiento sostenido a nivel mundial como muchas turbulencias y crisis graves desde los años noventa, de las cuales la crisis actual, hipotecaria, financiera, crediticia y energética, es una de las más complejas. Tiene su epicentro en los países desarrollados del capitalismo y va a resultar más duradera y sistémica que las crisis anteriores. Las carencias en materia de gobernanza económica de la zona euro no van a ayudar a una salida de crisis por lo alto. Europa necesita emprender unas reformas estructurales e instrumentalizar unas políticas macroeconómicas más favorables para el crecimiento. La adopción de medidas de estímulo macroeconómico resultan tanto más necesarias cuanto que el propio valor de los activos del sector financiero está condicionado por el crecimiento potencial y real. La propia reactivación norteamericana sería más eficiente si fuera acompañada por un mayor estímulo europeo.

El capítulo tercero y final de esta edición de Ekonomi Gerizan lleva por título “Aspectos sociales, culturales y tecnológicos de la globalización”. Como su mismo nombre señala, recopila una serie de artículos que abordan aspectos muy diferentes del fenómeno de la globalización: desde la reflexión sobre el papel del propio ser humano en este complejo proceso, hasta sus aspectos jurídicos y más tecnológicos, incluyendo una reflexión sobre el papel que podemos intuir en la actualidad para esa rama de la investigación tan reciente como promisoria que es la nanotecnología.

Abre el capítulo D. Angel Gabilondo Pujol. En su artículo “Sociedad y globalización: lo singular, lo plural y lo común”, basado en la ponencia que dictó en el seminario de verano en San Sebastián, plantea que continúa constituyendo un desafío si cabe hablar de lo común, de alguna suerte de comunidad que sería la base de cualquier tipo de comunicación y de acuerdo. Frente a la competencia de legítimos intereses es cuestión de atender si cabe compartir valores y principios comunes que sean a la par la base de la competitividad con colaboración y solidaridad. En este sentido se habla hoy de una segunda globalización que se sostiene en la diversidad y en la pluralidad, homogénea pero no uniforme, con derecho a la diferencia, pero no diferencia de derechos. Solo desde la consideración de la singularidad irrepetible de cada ser humano, esta diferencia no vendrá a ser la de una globalización insensible que propugna la indiferencia.

En sintonía con los planteamientos anteriores, D. Manuel Atienza Rodríguez aborda en su artículo “Globalización y crisis del sistema jurídico” las implicaciones que está teniendo y que puede tener la globalización para el mundo de lo jurídico. Según el autor, la adopción de una perspectiva mínimamente realista sobre la situación actual tiene que reconocer que la globalización no es un fenómeno pasajero, sino que constituye un factor esencial del devenir económico y social actual. La línea de desarrollo de los Derechos que representa la globalización parece ir en contra de una concepción positivista del Derecho: podemos deducir, en consecuencia, que el Derecho no será ya lo que era.

El fenómeno de la globalización pone bien de manifiesto la creciente influencia de lo jurídico de nuestras sociedades y lo equivocado que resulta partir de un esquema de interpretación de la realidad social en el que al Derecho se le haga jugar un papel subordinado. Una consecuencia de esa manera correcta de ver las cosas consiste en reconocer el papel ambiguo que juega el Derecho en nuestras sociedades: el Derecho resulta esencial tanto en los procesos de explotación como en los de emancipación. La alternativa a la llamada “desregulación” no es simplemente la regulación jurídica de cierto tipo de relaciones, sino su regulación jurídica según cierto tipo de estándares morales y políticos. Y aquí es donde juega un papel fundamental la noción de derechos humanos, en cuanto conjunto de criterios inspiradores de las prácticas jurídicas. La situación del mundo globalizado probablemente no sea sostenible a medio y largo plazo. Llevar las instituciones jurídico-políticas del constitucionalismo (las instituciones surgidas para implementar la protección de los derechos humanos y asegurar un ejercicio democrático del poder) al ámbito mundial no es precisamente una empresa fácil. Es una exigencia moral cuyo éxito (como ocurre con todas las empresas morales) no está para nada asegurado. Pero, en todo caso, una precondición para el éxito es trazarse ideas claras sobre los fines a los que se aspira y sobre los medios de los que se dispone.

El siguiente artículo aborda una perspectiva completamente diferente de la globalización: la sociedad del conocimiento. Precisamente el título del artículo desarrollado por D. Andrés Pedreño Muñoz es “Globalización y sociedad del conocimiento”, en el cual se abordan algunas reflexiones sobre las exigencias de la globalización en el marco del creciente avance de la sociedad del conocimiento en la mayor parte de los países. En su cuerpo se pone un especial énfasis tanto en algunas implicaciones de las “olas tecnológicas” más recientes como en algunas que ya se pueden otear como futuras. El autor insiste en la necesidad de llevar a cabo políticas activas que favorezcan el desarrollo de una sociedad del conocimiento global, en el que las empresas locales puedan maximizar los beneficios derivados de la globalización y del propio conocimiento. Por último, se llama la atención de las limitaciones inherentes a determinados procesos de reformas, en relación con la entidad y velocidad de cambios que tienen lugar a través de Internet en nuestro entorno global.

En el artículo “Un alcance amplio y profundo: La abundancia negativa de la nanotecnología” su autor D. Mike Treder realiza un primer análisis de lo que es la nanotecnología y de sus posibles desarrollos y consecuencias. Dado el estadio primordialmente de investigación en que se halla esta materia, cualquier exposición o suposición que se haga sobre la misma tiene un marcado carácter tentativo. Sin embargo el autor señala el futuro desarrollo de la nanotecnología en los próximos diez o veinte años pudiera dar lugar a una nueva revolución industrial, caracterizada por una abundancia sin precedentes en la mejora de infraestructuras, de la producción limpia de energía y de la capacidad de producción de carácter general. Precisamente el alcance, la escala, la velocidad y el impacto de estos cambios puede provocar un considerable trastorno para el sistema social y económico e incluso para el medio ambiente. Durante ese mismo lapso la globalización podría coadyuvar a que los impactos de la nanotecnología avanzada fueran más profundos, y también podría propiciar una planificación conjunta que ayudara a evitar los mayores peligros y maximizar los beneficios potenciales. El autor resalta la urgencia de un estudio exhaustivo de las profundas implicaciones de la nanotecnología, así como de la preparación preventiva adecuada a todos los niveles, ya que podría ser una realidad práctica mucho antes de lo previsible ahora, y subestimar su potencial podría suponer un grave error.

El tercer capítulo y esta edición de Ekonomi Gerizan se cierran con la transcripción de la ponencia impartida por D. Enrique Dans en el marco del seminario de verano bajo el título “La era de la globalización y de internet”. En su ponencia el autor trató de mostrar y relacionar toda una serie de iniciativas surgidas en internet, cuya base material de expansión es la tecnología, para aseverar que dicha base tecnológica conlleva implícito un componente fundamentalmente globalizador. Pero este componente esta balanceado por la creciente importancia de los individuos dentro de internet, no solo como clientes en relaciones comerciales, sino también como sujetos activos de una red de comunicación interpersonal. En sintonía con otro de los autores de esta edición, el autor de este último artículo asevera que la mejor forma de predecir el futuro, hoy en día, con la cantidad de elementos nuevos que hay, es inventarlo uno mismo.

Con la decimosexta edición de Ekonomi Gerizan hemos tratado una vez más de enfocar un tema que nos ha parecido de especial relevancia, tanto a nivel general como en nuestra vida cotidiana. La intención que nos mueve siempre es colaborar en las tareas de divulgación, reflexión y conocimiento de dichos temas. Nuestros usuarios finales con quienes, en última instancia, podrán valorar en qué medida hemos conseguido nuestro objetivo.

Es importante para nosotros expresar nuestro sincero agradecimiento a cuantas personas han colaborado con nosotros a lo largo de los últimos doce meses, aportando su conocimiento, su trabajo y su esfuerzo en disciplinas muy diferentes y complementarias, sin todas las cuales esta edición hubiese sido imposible.

Indicar, para finalizar, que el contenido de este libro y de todas las anteriores ediciones de la serie Ekonomi Gerizan están gratuitamente disponibles en la web de la Federación de Cajas de Ahorros Vasco-Navarras (www.fcavn.es).


XHTML 1.0 Transitional Válido

¡CSS Válido!

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0

Logotipo Tawdis