Saltar menú navegación
Está en :

Memoria

PRESENTACIÓN

A lo largo del ejercicio 2011, la economía mundial se ha caracterizado por una desaceleración generalizada de la actividad, presentando a los países emergentes con tasas de crecimiento superiores al 5% y, a los países avanzados, con débiles ritmo de crecimiento.

Al mismo tiempo, en las economías desarrolladas y, particularmente la Unión Europea, se advierte una fragilidad en la salida de la crisis (Alemania 3%, España 0,7% CAPV 0,6%), lo que podría situarlas a las puertas de un nuevo ciclo recesivo, por la combinación de una profunda crisis económica y financiera, con severas políticas de ajuste y tras la falta de relevo del sector público por sector privado.

En la Eurozona, los desequilibrios entre los países que lo conforman siguen patentes y se manifiestan con la crisis de la deuda soberana y con el recrudecimiento de los mercados financieros. Todo ello ha requerido de mayores avances en la gobernanza europea con el establecimiento del Mecanismo Europeo de Estabilidad, el reforzamiento de la coordinación de la política económica, la articulación de nuevos planes de ayuda a Grecia, así como la relajación de la política monetaria del Banco Central Europea, bajando el tipo de intervención hasta el 1% y realizando subastas extraordinarias de liquidez a 3 años.

Al mismo tiempo, prosiguen las nuevas exigencias regulatorias de reforzamiento de capital de las entidades financieras europeas, subiendo la ratio de capital de máxima de calidad hasta el 9%; en la misma dirección, se ha promovido en España una nueva normativa (RDL 2/2011 de 18 de marzo) cuyo objeto es reforzar el nivel de solvencia, además de acelerar los procesos de restructuración de las entidades de crédito españolas y especialmente del sector de las Cajas de Ahorros.

Las Cajas de Ahorros de la Federación han adoptado, ante este nuevo escenario, decisiones estratégicas trascendentales para reforzar su posición competitiva en el sistema financiero español y garantizar el mantenimiento de la obra social: por un lado BBK, Kutxa y Vital se integran y ejercen su actividad financiera en Kutxabank y por otro, Caja Navarra junto con otras Cajas de Ahorros lo hace en Banca Cívica.

En un contexto de débil crecimiento de la actividad económica y de desapalancamiento, tras la contracción del crédito privado del 5,5%, las Cajas de Ahorros Vascas mantienen una inversión crediticia, para las actividades más habituales de sus clientes, de 44.419 millones de euros, con un recorte de 1,3% respecto del ejercicio precedente. En cuanto a la gestión de Recursos Comerciales Administrados, asciende a 45.658 millones de euros, quedando un -3,3% por debajo del registro anterior.

Por otra parte, en un año lleno de volatilidad y actividad económica constreñida, las Cajas de Ahorros Vascas arrojan un Beneficio Antes de Impuestos de 218,3 millones de euros, un 29,4% inferior al año anterior, representando un 0,37% del balance promedio. El Resultado Neto de Impuestos asciende a 224,1 millones de euros equivalente al 0,38% sobre ATM.

Su fortaleza patrimonial sigue siendo su seña de identidad y viene acreditada por una ratio de solvencia del 14% que las sitúa a estas entidades entre las más solventes del sistema financiero español, Igualmente es reseñable su calidad de activos al presentar una ratio de morosidad del 3,6% muy lejos de la media del sistema financiero español.

A pesar de esta profunda transformación y reestructuración del sector de las Cajas de Ahorros, nuestras entidades han ratificado para el presente y futuro su vínculo con la Obra Social. Un ejemplo de su compromiso es la aportación de 151,1 millones de euros, que supone una contribución de casi 54 euros por habitante.
Igualmente, su apoyo al desarrollo económico territorial se manifiesta en la financiación de 99,4 millones de euros en los programas impulsados por la Administración Vasca para diversos subsectores económicos.

La organización desde la Federación de un seminario incardinado en los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco sobre "Crisis y agentes económicos: un marco mundial en movimiento", ha permitido el debate y la reflexión sobre una cuestión de gran trasfondo socioeconómico que afecta tanto a los ciudadanos, empresas como administraciones.

Por último, creo conveniente señalar que para afrontar esta situación compleja y de gran incertidumbre, tenemos que realizar un esfuerzo colectivo de los que formamos las entidades miembros de la Federación para que los nuevos modelos organizativos que nos dotemos añadan valor a nuestra clientela y a la sociedad, razón de ser de nuestras entidades.

 

Mario Fernández Pelaz
Presidente

XHTML 1.0 Transitional Válido

¡CSS Válido!

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0

Logotipo Tawdis