Saltar menú navegación
Está en :

Memoria


DIMENSIÓN SOCIAL

Obra socialLa profunda reestructuración del sistema financiero español, tiene en el proceso de transformación de las cajas de ahorros, uno de sus principales exponentes. Este fenómeno incide tanto en la actividad de las cajas de ahorros, como en su estrategia cara a las actuaciones de obra social desarrolladas por aquéllas.

Los cambios habidos sin embargo no son suficientes para desvincular el compromiso social originario de las cajas de ahorros a su situación actual. En otros términos, pese al profundo proceso de transformación al que asistimos, hay entidades que ratifican su vínculo con la obra social en sus diversas vertientes, como elemento vocacional que data del origen fundacional de las entidades. Un ejemplo de la voluntad de proseguir con el mantenimiento de las actividades sociales lo constituyen las Cajas de Ahorros de la Federación y específicamente las Cajas de Ahorros Vascas se han comprometido a destinar el 30% del beneficio anual a la obra social.

Ahora bien, no cabe duda que los nuevos tiempos van acompañados de una revisión a la hora de materializar la acción social por parte de las cajas de ahorros y sobre todo de la forma de financiarlos. Hasta ahora, los fondos destinados a Obra social, se obtenían de la distribución del Beneficio Neto del ejercicio de la entidad correspondiente. A partir de ahora los nuevos esquemas organizativos de las cajas de ahorros derivarán de fondos de los dividendos distribuidos por los bancos creados por las cajas de ahorros.

Asimismo es probable que se vaya alterando la forma de materializar tales acciones de índole social, atendiendo entre otros criterios a los cambios en las diversas prioridades como consecuencia de la crisis económica y social que estamos atravesando.

En este sentido, las preferencias manifestadas por la ciudadanía y la clientela de las cajas de ahorros se orientan más hacia acciones referidas a las personas (mayores y discapacitados) en detrimento de las de índole cultural y patrimonial. Por otro lado, estas exigencias han de coexistir con otras de índole estratégica relativas a promover actividades que en la medida de lo posible empiecen y acaben dentro del mismo ejercicio, sin trasladar por tanto compromisos hacia ejercicios futuros, como forma de garantizar la sostenibilidad de la obra social.

Las Cajas de Ahorros de la Federación desarrollan su labor social bajo tres modalidades distintas como son la Obra Social Propia; la Obra Social en Colaboración y la Obra Social Ajena. Ello depende de si desarrolla la actividad directamente la propia caja de ahorros o si participa junto a otras instituciones ajenas a la propia entidad o, por fin si su contribución se refiere a aportaciones económicas para que sean terceras instituciones o agentes quienes lleven a efecto los proyectos sociales.

Obra socialEn cuanto a peso específico de cada una de las modalidades, se observa cómo es la Obra Social Propia la figura más utilizada en la materialización de los programas llevados a cabo por las Cajas de Ahorros de la Federación.

El Fondo de Obra Social de las Cajas de Ahorros Vasco-Navarras asciende en 2011 un valor de 213 millones de euros, mientras que la aportación a la Obra Social llevada a cabo en el mismo periodo supone 151,1 millones de euros, cifra un -19,9% a la del ejercicio anterior (188,6 millones de euros). Las aportaciones realizadas a Inmovilizado suponen un 5,1% del total y se han reducido un -53%, mientras que los gastos de mantenimiento suponen el 94,9%, siendo un 16,7% inferiores respecto al ejercicio precedente.

Respecto a la población residente en los territorios de origen de las Cajas de Ahorros de la Federación, señalar que la contribución a Obra Social llega a
53,75 euros por cada uno de las personas residentes en esa área.

Atendiendo a la estructura de la distribución de los aportados según diversas áreas sociales, se observa un cierto mantenimiento al que presentaban en el ejercicio precedente.

Desde el punto de vista estructural la distribución de los recursos aportados por áreas sociales difiere poco respecto a la anterior. Así, el área de Asistencia Social y Sanitaria es destino preferente (96,9 millones de euros) y relativa (48,5%) de los recursos destinados por las Cajas de Ahorros a su actividad social. Le sigue las aportaciones destinadas a Cultura y Tiempo Libre con 63,6 millones de euros, que representan un 31,9% del total. El tercer destino por orden de importancia lo constituye las actividades de Educación e Investigación al que se destinan 30,3 millones de euros (15,2%) y, por último el mantenimiento y promoción del Patrimonio Histórico-Artístico y Natural, con 8,8 millones de euros, es decir un 4,4% del total.

Atendiendo a la tipología de obras desarrolladas hay una contracción en todas las modalidades, así las Obras en Colaboración (-31,2%) hasta alcanzar los 44,9 millones de euros. Dentro de ésta, crecen especialmente las inversiones en inmovilizado (64,8%) que alcanzan los 1,9 millones de euros, frente al recorte de los gastos de mantenimiento (-33%) que ascienden a 43,0 millones de euros. En cuanto a la Obra Propia, se reduce un -13,9%. Alcanzando los 106,1 millones de euros. Dentro de ella, la inversión en inmovilizado con 5,8 millones de euros cae un -62,4%; los gastos ascienden a 100,3 millones de euros tras caer un -7,0%.

El personal de las actividades de Obra Social de las Cajas de Ahorros Vasco - Navarras han ascendido a 694 personas, de las que 603 son empleados fijos y el resto eventuales. El total se ha reducido en 57 personas respecto al año anterior.

XHTML 1.0 Transitional Válido

¡CSS Válido!

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0

Logotipo Tawdis